•  

Servicios Tercero de Confianza.

FAQs: Validez Jurídica

Preguntas Frecuentes sobre validez jurídica de los servicios y certificados de Tercero de Confianza

Por José Ignacio Sancho (Departamento Jurídico)

¿Qué es un Tercero de Confianza?

AVIVA VOICE presta servicios de Tercero de Confianza entre las empresas y sus clientes, utilizando un sistema de comunicaciones vía email o sms que permite generar un documento en formato pdf, que registra el contenido de la comunicación y le añade un sello de tiempo certificado por CAMERFIRMA y la firma electrónica de AVIVA, también certificada por CAMERFIRMA.

La definición de Tercero de Confianza se recoge en el artículo 25 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico: “Las partes podrán pactar que un tercero archive las declaraciones de voluntad que integran los contratos electrónicos y que consigne la fecha y la hora en que dichas comunicaciones han tenido lugar. La intervención de dichos terceros no podrá alterar ni sustituir las funciones que corresponde realizar a las personas facultadas con arreglo a Derecho para dar fe pública”.

Por otra parte, el artículo 2 del Reglamento Europeo 910/2014 define el servicio de confianza como “el servicio electrónico prestado habitualmente a cambio de una remuneración, consistente en:

a) la creación, verificación y validación de firmas electrónicas, sellos electrónicos o sellos de tiempo electrónicos, servicios de entrega electrónica certificada y certificados relativos a estos servicios; o
b) la creación, verificación y validación de certificados para la autenticación de sitios web; o
c) la preservación de firmas, sellos o certificados electrónicos relativos a estos servicios.

¿Tienen validez jurídica las notificaciones electrónicas certificadas (emails y sms)?

En relación a la validez jurídica de las notificaciones electórnicas (emails y sms), existe legislación y jurisprudencia que avala su uso, siempre y cuando reúnan una serie de requisitos, establecidos en las propias leyes y en diversas sentencias judiciales.

El artículo 162 de la Ley de Enjuiciamiento Civil regula los actos de comunicación utilizando medios electrónicos, informáticos y similares: “Cuando las Oficinas judiciales y las partes o los destinatarios de los actos de comunicación dispusieren de medios electrónicos, telemáticos, infotelecomunicaciones o de otra clase semejante, que permitan el envío y la recepción de escritos y documentos, de forma tal que esté garantizada la autenticidad de la comunicación y de su contenido y quede constancia fehaciente de la remisión y recepción íntegras y del momento en que se hicieron, los actos de comunicación podrán efectuarse por aquellos medios, con el resguardo acreditativo de su recepción que proceda”.

Los servicios que presta AVIVA cumplen a la perfección con lo dispuesto en el mencionado artículo, ya que se trata de un sistema que permite el envío y recepción de emails o sms certificados, que cumple con medidas de seguridad que salvaguardan la integridad del contenido de las comunicaciones electrónicas. Y genera a su vez, como “resguardo acreditativo”, un certificado de recepción del mensaje en un documento en formato pdf, que recoge el contenido de la comunicación entre emisor y receptor, y al que se le asigna un sello de tiempo y la firma electrónica certificada de AVIVA, que actúa como Tercero de Confianza entre emisor y receptor de la comunicación.

En julio del año 2014 fue aprobado el Reglamento Europeo 910/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo de 23 de julio de 2014, relativo a la identificación electrónica y los servicios de confianza para las transacciones electrónicas en el mercado interior. Por él se deroga la Directiva 1999/93/CE, precisamente con el objetivo de crear una base común para garantizar la seguridad de las comunicaciones electrónicas y fomentar, no sólo el uso de las comunicaciones electrónicas, sino también la formalización de contratos por vías electrónicas, la creación de negocios “electrónicos”, etc., tanto por parte de los ciudadanos y de las empresas de la Unión Europea, como por parte de las Administraciones Públicas.

El artículo 43 del citado Reglamento, otorga plena validez jurídica a los servicios de entrega electrónica certificada y, por tanto, consolida los servicios de comunicaciones electrónicas certificadas (correos electrónicos, sms, etc…) como medios de prueba válidos en procedimientos judiciales. A continuación se expone el texto literal del citado artículo:

1.- A los datos enviados y recibidos mediante un servicio de entrega electrónica certificada no se les denegarán efectos jurídicos ni admisibilidad como prueba en procedimientos judiciales por el mero hecho de que estén en formato electrónico o no cumplan los requisitos de servicio cualificado de entrega electrónica certificada.
2. Los datos enviados y recibidos mediante un servicio cualificado de entrega electrónica certificada disfrutarán de la presunción de la integridad de los datos, el envío de dichos datos por el remitente identificado, la recepción por el destinatario identificado y la exactitud de la fecha y hora de envío y recepción de los datos que indica el servicio cualificado de entrega electrónica certificada.

Por lo que respecta a la Jurisprudencia, existe por ejemplo, un Auto del Tribunal Supremo, que reconoció la validez de un email certificado enviado entre un Procurador y un cliente moroso, si bien en esta ocasión, el correo electrónico había sido validado por un prestador de servicios de certificación electrónica.

No obstante, es previsible que cuando transcurra un tiempo prudencial desde la entrada en vigor del Reglamento Europeo 910/2014, los autos y sentencias que dicten los Tribunales españoles en relación a la admisibilidad de sms y de correos electrónicos certificados dejarán de ser noticia para pasar a ser un hecho habitual. Y está previsto que a partir del 1 de enero de 2016 todas las comunicaciones que se realicen entre los profesionales de los órdenes judiciales deberán llevarse a cabo exclusivamente por medios informáticos o electrónicos.

¿Qué es un documento electrónico y qué efectos jurídicos se le otorgan?

El Reglamento Europeo 910/2014 define el documento electrónico como “todo contenido almacenado en formato electrónico, en particular, texto o registro sonoro”. Y otorga plenos efectos jurídicos al documento electrónico, al establecer en su artículo 46 que: “No se denegarán efectos jurídicos ni admisibilidad como prueba en procedimientos judiciales a un documento electrónico por el mero hecho de estar en formato electrónico”.

El certificado que genera AVIVA es un documento electrónico que se almacena en formato pdf y, por tanto, es admisible como prueba en un procedimiento judicial, tal y como se deduce de lo dicho anteriormente.

¿Qué es un contrato electrónico y qué validez tiene?

Actualmente vivimos en una sociedad en la que el comercio electrónico o la prestación de servicios a través de internet cada vez tiene un mayor impacto, por cuanto cada vez son más las personas que compran productos o contratan servicios a través de internet o, incluso, por vía telefónica. Cuando un usuario o un consumidor va a comprar un producto o a contratar un determinado servicio, previamente a formalizar esa compra o contrato de prestación de servicios, debe leer con atención una serie de términos y condiciones que equivalen a las cláusulas de los contratos habituales “de toda la vida” en soporte papel.

Esos términos y condiciones tienen la misma validez que los de un contrato en papel, con la diferencia de que en papel el comprador o contratante de los servicios, aceptaría dichas condiciones del contrato mediante su firma manuscrita. En el caso del contrato electrónico bastará con que el comprador o contratante pulse el botón de aceptar que aparece en la página web del vendedor o prestador de servicios o, en el caso de una contratación telefónica, será necesario que el comprador o contratante manifieste su voluntad de firmar las condiciones del contrato de una forma clara y sencilla.

En los supuestos en los que el contrato se formalice telefónicamente, no es suficiente con que el comprador o contratante manifieste su voluntad de firmar las condiciones del contrato por vía telefónica -incluso en el caso de que dicha conversación telefónica quede grabada- , sino que además será necesario enviar esas condiciones del contrato por escrito, mediante correo convencional, sms, correo electrónico o concediendo un acceso a una plataforma del vendedor o prestador de servicios, donde aparezcan todas las condiciones del contrato y el comprador pueda manifestar por escrito electrónico su voluntad de formalizar el contrato. Todo ello, tal y como establece el artículo 98.7 de la Ley 3/2014 de 27 de marzo: “El empresario deberá facilitar al consumidor y usuario la confirmación del contrato celebrado en un soporte duradero y en un plazo razonable después de la celebración del contrato a distancia, a más tardar en el momento de entrega de los bienes o antes del inicio de la ejecución del servicio”.

El contrato electrónico tiene la misma validez jurídica que un contrato convencional en soporte papel, tal y como se deduce de lo dispuesto en el artículo 23 de la Ley 34/2002, de 11 de julio de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico:

1. Los contratos celebrados por vía electrónica producirán todos los efectos previstos por el ordenamiento jurídico, cuando concurran el consentimiento y los demás requisitos necesarios para su validez. Los contratos electrónicos se regirán por lo dispuesto en este Título, por los Códigos Civil y de Comercio y por las restantes normas civiles o mercantiles sobre contratos, en especial, las normas de protección de los consumidores y usuarios y de ordenación de la actividad comercial.
2. Para que sea válida la celebración de contratos por vía electrónica no será necesario el previo acuerdo de las partes sobre la utilización de medios electrónicos.
3. Siempre que la Ley exija que el contrato o cualquier información relacionada con el mismo conste por escrito, este requisito se entenderá satisfecho si el contrato o la información se contiene en un soporte electrónico.

¿Qué es la firma electrónica? ¿Es válido un contrato firmado electrónicamente? ¿Tiene la misma validez jurídica una firma electrónica que una firma manuscrita?

La firma electrónica se encuentra regulada en España por la Ley 59/2003, de 19 de diciembre, de firma electrónica. Ésta define en su artículo 3 la firma electrónica como “el conjunto de datos en forma electrónica, consignados junto a otros o asociados con ellos, que pueden ser utilizados como medio de identificación del firmante”. Y distingue varios tipos de firma electrónica:

2. La firma electrónica avanzada es la firma electrónica que permite identificar al firmante y detectar cualquier cambio ulterior de los datos firmados, que está vinculada al firmante de manera única y a los datos a que se refiere y que ha sido creada por medios que el firmante puede mantener bajo su exclusivo control.
3. Se considera firma electrónica reconocida la firma electrónica avanzada basada en un certificado reconocido y generada mediante un dispositivo seguro de creación de firma.

Un contrato firmado electrónicamente, utilizando firmas electrónicas avanzadas y con certificado electrónico reconocido será válido de pleno derecho, en la misma forma que un contrato convencional en soporte papel. Ello es debido a que la citada Ley 59/2003 reconoce a la firma electrónica reconocida el mismo valor jurídico que la firma manuscrita, tal y como se establece en su artículo 3.4: “La firma electrónica reconocida tendrá respecto de los datos consignados en forma electrónica el mismo valor que la firma manuscrita en relación con los consignados en papel.

¿Por cuánto tiempo conserva Aviva los certificados del contenido de las comunicaciones?

Como prestador de servicios de Tercero de Confianza, AVIVA custodia los certificados del contenido de las comunicaciones durante un plazo de 5 años, tal y como establece el artículo 25.2 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico: “El tercero deberá archivar en soporte informático las declaraciones que hubieran tenido lugar por vía telemática entre las partes por el tiempo estipulado que, en ningún caso, será inferior a cinco años.

Seguridad de la Información: ¿Están seguros mis datos con Aviva?

AVIVA está especialmente interesada en mantener y mejorar la seguridad de la información y, por tanto, en implantar medidas encaminadas a salvaguardar la integridad, confidencialidad y disponibilidad de la información. Por ello, se encuentra certificada en la Norma ISO 27001 de Seguridad de la información.

Si todos los servicios prestados por Aviva gozan de plena validez jurídica y las comunicaciones y transacciones electrónicas son todo ventajas frente al papel, ... ¿a qué estoy esperando?

De todos los temas tratados hasta este punto, se deduce que en el futuro las notificaciones y comunicaciones van a ser electrónicas en detrimento del papel. Y hacia esa dirección van todas las legislaciones europeas, a otorgar seguridad jurídica a todas estas transacciones electrónicas que se han mencionado anteriormente.

AVIVA se preocupa, no sólo por cumplir con la legislación vigente y por prestar un servicio de calidad a sus clientes, sino que además pretende dar un valor añadido, permitiendo a sus clientes cumplir con la citada legislación, de forma sencilla y con plenas garantías.

¡No esperes más y haz de Aviva tu Tercero de Confianza!

Puede ponerse en contcto con nosotros en la sección "contacto" o si lo desea puede enviarnos su e-mail de contacto y le enviaremos información