En qué consiste la firma digital con identificación facial

firma digital con reconocimiento facial

La firma digital con identificación facial ha conseguido convertirse en una opción casi imprescindible para proteger tu empresa. A continuación, te comentamos en qué consiste y cuál es su utilidad ¿Te animas a renovar la forma de acceder a tus servicios?
 

¿En qué consiste?

En una opción que une la firma digital con la captación de una imagen de la persona correspondiente. En algunas ocasiones, la identificación del cliente se lleva a cabo a través de una fotografía o de un vídeo. Unir esa imagen a una firma. Se usa para transacciones diversas independientemente de su riesgo. Además, están reguladas por la normativa AML5.
 

¿Cómo se lleva a cabo?

Tu cliente firma un documento de manera virtual añadiendo su rostro a través de un dispositivo con cámara (un teléfono móvil, una tableta o un ordenador portátil). Los pasos a seguir son:

  • La persona que va a firmar el documento debe poder leerlo correctamente antes de hacerlo.
  • La firma se lleva a cabo haciendo clic, o pulsando, en el botón correspondiente.
  • Se le solicita al cliente que se haga un selfie para confirmar su identidad.
  • El documento termina firmado generando un certificado electrónico que incluye la fecha y la hora de la firma.
  • El servicio contratado se activa inmediatamente al recibir ambas partes implicadas la copia correspondiente.

Para obtener el mejor resultado, es imprescindible contar con un programa específico de reconocimiento facial para determinar los puntos clave del rostro del cliente. Además, hay que añadir una tecnología diseñada especialmente para la identificación de la firma.
 

¿Cuáles son sus ventajas?

Aparte de la inmediatez, también ayuda a acelerar el proceso de contratación. Además, evita la tediosa burocracia que puede provocar que el cliente decida optar por otras alternativas similares. La idea es lograr que en cinco minutos, como mucho, sea posible comenzar a obtener los servicios que acaban de contratarse. Su uso favorece la fidelización de tu clientela.

En definitiva, se trata de un perfecto ejemplo de cómo puede combinarse la inteligencia artificial con el machine learning. El ahorro de tiempo tanto para ti, si gestionas una empresa, como para tu clientela, que no tiene que desplazarse a donde le indiques, es, sin duda su ventaja más celebrada.

en que consiste la firma digital con identificación facial
 

¿En qué campos se aplica?

Entre otros, en el sector financiero. La apertura de una cuenta corriente o las gestiones en un cajero automático son dos ejemplos. Igualmente, también está siendo cada vez más usada para:

  • Firmar contratos y aceptar las condiciones del servicio elegido.
  • Validar y aceptar contratos en una sucursal de tu banco, una oficina comercial o una tienda.

Es importante subrayar que el certificado resultante es un documento totalmente legal y que tiene la misma validez que el clásico contrato que se firma en la oficina correspondiente. Su conservación en formato digital es suficiente para realizar cualquier tipo de reclamación si fuera necesario. La seguridad del cliente está siempre protegida gracias a la normativa antes mencionada.
 

Desde 2018

Fue en el citado año cuando comenzó a probarse un sistema que, consideramos, ha llegado para quedarse. Todo parece indicar que el sistema se ha implantado en algunos sectores totalmente y que los clientes finales cada vez se adaptan mejor a esta alternativa.

Por lo tanto, puede concluirse que estamos ante una opción de futuro que puede instalarse en cualquier empresa con enorme facilidad. Solo así es posible convertir la contratación de un servicio que ofrezcas, o vayas a recibir, en uno más sencillo. Sirva la opción anterior para fidelizar al cliente y trasmitir un mensaje de profesionalidad y modernidad.

También te va a interesar: ¿Cuál es la diferencia entre certificado digital y firma digital?