¿Para qué sirve la firma digital?

firma digital, para qué sirve

La simplificación de los procesos burocráticos es una de las grandes bondades de las que hoy nos beneficiamos gracias a la tecnología. Concretamente, la clásica validación de documentos mediante firma manuscrita está dejando paso a un método más cómodo y muy seguro: la firma digital.

¿Qué es la firma digital?

La tendencia hacia la digitalización de documentos y el abandono progresivo del papel pide a gritos un nuevo método de firmado, donde se garantice que la identidad del signatario sigue siendo auténtica, como tradicionalmente ha venido ocurriendo con las firmas manuscritas.

Antes de que te lances a responder a la pregunta, no: la firma digital no es tu firma manuscrita digitalizada en una imagen JPEG o similar, que puedas insertar en un documento en formato PDF, Word o un correo electrónico.

Una firma digital es un sistema criptográfico que consta de unos datos electrónicos, y cuya obtención es posible gracias a algoritmos de clave pública o cifrado asimétrico.

Con un poco menos de abstracción, podemos decir que una firma electrónica te permite rubricar documentos con la misma validez de una firma autógrafa: solo necesitarás disponer de un software adecuado en tu ordenador para insertar la firma. A su vez, quien reciba ese documento firmado por ti, tendrá que disponer de otro sistema de desencriptación que valide la autoría de la firma.

¿Cómo se obtiene la firma digital?

La respuesta quizá te sorprenda: si tu documento de identidad es un DNI electrónico, ya tienes una firma electrónica como persona física; esto es así porque los DNI electrónicos incluyen dos certificados digitales, y estos permiten realizar firmas electrónicas.

No obstante, las firmas electrónicas cifran los mensajes con dos claves, una privada y otra pública. Para acceder a dichas claves, o para solicitar una firma digital de empresa: tendrías que dirigirte a una entidad catalogada como Prestadora de Servicios de Certificación; la FNMT (Fábrica Nacional de la Moneda y Timbre) es la más popular.

uso firma digital

 

Firma digital y certificado digital

Estos dos conceptos presentan una ligera e importante diferencia: mientras que una firma digital se limita a conceder validez identificativa a un documento, un certificado digital valida la identidad de una persona física o jurídica para acceder a trámites, comunicaciones o notificaciones de otra entidad.

Normalmente, las Sedes Electrónicas de las administraciones públicas admiten el certificado digital como método válido de verificación de identidad. De este modo, un certificado digital también está relacionado con la identidad del receptor, no solo con la del firmante.

Los certificados digitales se solicitan a la FNMT, y permiten realizar operaciones relacionadas con Hacienda, Seguridad Social o SEPE, entre otras.

¿Qué características debe tener una firma digital?

  1. Atribución exclusiva de la identidad: la firma digital consigue reflejar un vínculo irrefutable entre el signatario y su identidad, así como la grafología permite relacionar unívocamente a una persona con su firma.
  2. Garantizar la integridad del mensaje: tanto el documento recibido como el emitido son exactamente idénticos, esto es, que no han sufrido alteración alguna durante el proceso de transmisión.
  3. Asegurar la no refutación del emisor: los parámetros de seguridad de la firma electrónica hacen imposible que el emisor repudie el mensaje, es decir, que el signatario no puede desentenderse de la firma ni fingir que no es suya.
  4. Conferir confidencialidad al mensaje: el mensaje no puede ser leído por terceras personas, ya que solo emisor y receptor disponen de los métodos electrónicos que permiten la descodificación del documento firmado.

La firma electrónica o digital está cada vez más presente en nuestro día a día: gracias a ella, los trámites de validación de identidad en la firma de documentos se han adaptado a la nueva era de la telemática y la digitalización.

También te va a interesar: Procedimientos de verificación de una firma digital.